El importante aumento de la siniestralidad, producto de un incremento  de los riesgos de la naturaleza y políticos, sumado a las bajas tasas de interés, que afectan el negocio financiero de las aseguradoras, presionan al alza el precio de los seguros

La mayor siniestralidad está explicada por fenómenos de la naturaleza cada vez más frecuentes y dañinos, aumento de desórdenes populares, vandalismo, saqueos y un creciente número de casos en que los siniestros llegan a tribunales.

Aunque todavía es temprano para medir el impacto del COVID-19, es probable que las compañías revisen las pólizas de salud acotando o disminuyendo algunos de sus beneficios.

Con el término de las cuarentenas y restricciones a la movilidad, muchas personas retomarán sus consultas, exámenes y tratamientos crónicos postergados (por ahorro o miedo al contagio) presionando al sistema de salud e incrementando el diagnóstico de otras patologías, agravadas por una tardía atención, presionando los costos de las aseguradoras.

El traspaso de estas alzas internacionales en los precios de los seguros es inevitable, ya que nuestras aseguradoras comparten los riesgos que asumen con compañías más grandes del extranjero (reaseguros). En Chile, la siniestralidad asociada a los desórdenes populares desde el "estallido social" es inédita, aumentando la percepción de riesgo para estas coberturas.

Por este motivo, creemos que los seguros podrían sufrir incrementos relevantes, de manera independiente a su siniestralidad.

Call Now Button